Galletas de Avena con Nueces y Smoothie de Banano y Chocolate

Image-empty-state_edited.jpg

Maria Mendizabal

Ingredientes:

Rendimiento: 30 galletas

Estas deliciosas golosinas se pueden hacer en minutos.

  • 1½ tazas de dátiles suaves y sin pepita

  • 1 taza de trozos de nuez

  • 1 taza de avena

  • 2 cucharadas azúcar de dátil, al gusto. Se puede substituir por otro endulzante.

  • 1 cucharada semillas de linaza molidas o semillas de chía mezcladas con 2 cucharadas agua tibia

  • 1 cucharadita extracto de vainilla

  • 1 cucharadita canela molida

  • Agua, según sea necesario

SMOOTHIE DE PLÁTANO Y CHOCOLATE

Rendimiento: 2 tazas

  • 1 banano maduro, congelado

  • ⅓ taza de arándanos congelados

  • 2 cucharadas cacao en polvo sin azúcar

  • 1 cucharada semillas de linaza molidas

  • ½ cucharadita extracto de vainilla

  • 1 cucharada mantequilla de almendras o mantequilla de maní

  • 2 cucharadas jarabe de dátiles o jarabe de maple, al gusto

  • 1 taza de hojas de espinaca crudas

  • 1 taza de agua

  • 3 a 4 cubitos de hielo (opcional)

Combine todos los ingredientes en una licuadora de alta velocidad. Mezcle hasta que esté espeso y suave. Para una textura más delgada, agregue más agua o disminuya la cantidad de cubitos de hielo, si los usa. Servir inmediatamente.

Nota: una buena estrategia para los batidos es combinar alimentos súper deliciosos con aquellos que quizás sean menos sabrosos, como mangos con col rizada cruda, para que se equilibren entre sí. Los batidos le permiten consumir alimentos que de otro modo no incluiría en su dieta diaria, y son fáciles de preparar y convenientes.

Instrucciones:

Para las galletas:


En un procesador de alimentos, combine los dátiles, las nueces y la avena; procese hasta que se desmorone. Agregue el azúcar de dátiles (si se usa), la mezcla de lino, la vainilla y la canela. Procese hasta que la masa se mantenga unida. Si la mezcla parece demasiado seca para secarse, agregue un poco de agua, 1 cucharada a la vez, hasta obtener la consistencia deseada.

Para formar las galletas, saque aproximadamente una cucharada de masa y presiónela entre sus manos para formar una bola. Coloca las bolas en un recipiente plano. Use un tenedor para presionarlos hacia abajo y aplanarlos un poco.

Refrigere por 4 horas antes de servir.

Receta extraída del libro de cocina Cómo no morir.